La Cámara Minera de Chile realizó el VI Webinar Internacional: “Relacionamiento Comunitario, industria minera y Covid”, en el que expusieron Sandra Riquelme, ex Gerente de Asuntos Comunitarios Y Sustentabilidad del Grupo Cap; Ursula Weber, Gerente de Desarrollo Social y Comunidades, Cobre Chile en Anglo American; Juan Huenulao, Director Ejecutivo Fundación Trafkintun y al Director de la Cámara Minera de Chile, Jorge Castillo le correspondió esbozar las conclusiones.

En esta oportunidad el moderador del encuentro fue el Secretario General de la Cámara Minera de Chile, Patricio Cartagena, quien destacó la importancia del tema a tratar en esta jornada, tanto por ser un tópico de importancia para el desarrollo de las operaciones, como por lo empoderadas que se encuentran las comunidad. Sin embargo, señaló que es importante contar con la visión de los involucrados respecto a cómo se están haciendo las cosas en este ámbito en época de pandemia.

En la ocasión la bienvenida estuvo a cargo de los presidentes de la Cámara Minera de Chile, Manuel Viera y de la Fundación Trafkintun, Gabriel Peralta, quienes agradecieron a los asistentes y expositores, además relevaron la importancia tanto de las empresas dedicadas a la extracción de recursos no renovables, como la minería, y las comunidades que se encuentran en sus áreas de influencia respecto a la economía del bien común y los requerimientos que éstas tienen.

El encuentro comenzó con la exposición de Sandra Riquelme, quien se refirió a la forma y los cambios que se deben generar en su presentación: «Del dicho al hecho: reflexiones para un relacionamiento comunitario inteligente.

Oportunidad en la que planteó la idea del relacionamiento inteligente y la minería inteligente, que es la capacidad amplia y profunda para comprender el entorno y darle sentido a las cosas para saber lo que hay que hacer y avanzar desde una relación paternalista a una inteligente.

En tanto, Ursula Weber, explicó que en el contexto de la crisis provocada por el covid-19, el trabajo de relacionamiento comunitario y de desarrollo social ha tenido que adaptarse a las nuevas tecnologías, buscando mantener los vínculos y apoyar a las comunidades en estos momentos complejos desde el punto de vista social y económico, para seguir desarrollando programas y proyectos que sean atingentes a la visión de desarrollo de cada territorio, sin dejar de lado las necesidades inmediatas.

Finalmente, el Director de la Fundación Trafkintun, Juan Huenulao, se refirió a la pre inversión social y desarrollo local que son dos nuevos paradigmas y buenas prácticas que deben instalarse como parte de la política de relaciones comunitarias en empresas que desarrollen inversiones en los sectores que exploten recursos naturales renovables y no renovables.

“Ambos conceptos vinculados entre sí, están inspirados en los principios del respeto y colaboración genuina hacia las comunidades que son impactadas por los proyectos, permitiendo entre otros objetivos, fortalecer y potenciar su organización social y sus capacidades instaladas para enfrentar de mejor forma desastres naturales como la pandemia sanitaria que estamos viviendo a nivel global y mejorar su capacidad de desarrollo”, indicó.

En tanto, al consultarles por los cambios que ha generado la pandemia en la forma de relacionarse entre las compañías mineras y las comunidades, el Director de la Cámara Minera de Chile, Jorge Castillo dijo que “no sé si cambió, pero de todas maneras se ha intensificado el apoyo y preocupación para con las comunidades por parte de las compañías mineras. Eso se ha notado, colocando el foco en aspectos sanitarios y apoyos en esa índole”.
Castillo Agregó que esta pandemia debe ser el eje de cambio para el modelo de relacionamiento que aun contempla algunos aspectos asistenciales. “El legado de las compañías debe ir en la línea de crear valor en ellas y ojalá hacer de las comunidades empresas locales en manufactura y sobre todo en el ámbito de las ERNC, desarrollando de pleno proyectos fotovoltaicos y eólicos – si cabe”.

En tanto, Sandra Riquelme indicó que en la lógica de su presentación ve que la crisis social instalada en octubre, primero y, luego la pandemia, nos obligan, desde la perspectiva del relacionamiento comunitario a transformar estas crisis en una oportunidad.

“Pero yo diría que en la ruta tenemos tres grandes ámbitos a los cuales responder. En primer lugar, responder, esto quiere decir hoy cómo estamos afrontando en el día a día y en la cotidianidad de las acciones el relacionamiento con pandemia incluida. Lo que tiene que ver con que observamos un mayor control de terreno, revisión de turnos, etc. Respecto a los cambios que se han producido en el relacionamiento, creo que esta pandemia nos obliga a repensar y a cuestionar la cultura operativa de corto plazo que desde la que venimos transitando desde hace muchísimo rato”, precisó Sandra Riquelme.

Agregó que desde esa perspectiva, según lo que está sucediendo deberíamos tener en consideración varios puntos. “Lo primero tiene que ver con una nueva forma de afrontar el reclutamiento y selección de las personas en cada una de las compañías; un segundo cambio importante es que hasta ahora generalmente en la minería veíamos la salud y la seguridad como un trabajo fundamentalmente para el contingente interno tanto propio como contratista, sin embargo, hay un cambio a partir de la pandemia que obliga como compañía a tener un foco de las comunidades que nos acogen. El tercer punto, que me parece relevante, tiene que ver en la manera en que nos comunicamos y relacionamos con las comunidades, vamos a necesitar una innovación en cómo estamos manteniendo nuestra presencia, y un cuarto, para mi muy relevante, es que todo lo anterior requiere necesariamente un equipo profesional de relacionamiento comunitario”, precisó.

Sobre el tema Juan Huenulao señaló que al parece la pandemia ha tenido efectos positivos en la relación empresa comunidad. “Estos efectos se verán reflejados en el futuro, algunos de ellos son que se ha despertado la sensibilidad y empatía con la población más vulnerable que ha sido la más golpeada por la pandemia; que los conflictos han tenido una pausa; y que ambas partes han comprendido que para superar la crisis sanitaria es indispensable actuar en conjunto, como una sola unidad, independiente de los objetivos de cada uno”, dijo•

Además, indicó que a juicio de la Fundación Tafkintun la situación de crisis sanitaria global ofrece nuevas oportunidades de mejorar la relación comunidad empresa, que en su mayoría de las ocasiones está basada en el asistencialismo y no en crear valor social en la comunidad para que ellas alcancen su propio desarrollo e independencia económica de los proyectos.

“Estos nuevos paradigmas permitirían ver, considerar y colaborar con las comunidades para que se conviertan en socios estratégicos de los proyectos, integrándolos, por ejemplo, a la cadena de servicios de los proyectos, fomentando las empresas sociales y colectivas”.

Finalmente, Ursula Weber señaló que dentro de los cambios está principalmente en el uso de las herramientas de trabajo en línea, mayor comunicación telefónica y por redes sociales, junto con el desarrollo de más material audiovisual para compartir por WhatsApp y Facebook. “El desafío es poder aumentar la cobertura de estos contactos para lograr una mayor representatividad de todos los actores y que los procesos de participación tengan legitimidad para todos”, señaló.

En tanto, cree que el camino ideal para cumplir con los objetivos de ambas partes está en la colaboración y la transparencia. “Con estos valores es posible llegar a acuerdos y encontrar soluciones innovadoras para problemas comunes”, concluyó.

camara

Author camara

More posts by camara

Leave a Reply